Compartí este articulo en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

River permitió a varios de sus jugadores extranjeros o con domicilio en el exterior regresar a sus hogares en algunos de los pocos vuelos de repatriación que tienen autorización internacional para realizarse. Esto se debe a que aún está fuera de agenda la vuelta al fútbol.

Teniendo en cuenta los períodos de aislamiento obligatorios (14 días de ida y 14 de vuelta) más el período en el que permanecerán en sus países, se sobrentiende que el reinicio de los entrenamientos en el fútbol argentino no se daría, al menos, durante el mes de junio. Por este motivo Marcelo Gallardo autorizó a varios de sus dirigidos para partir. Entre los autorizados se encuentran Juan Fernando Quintero, Rafael Borré, Paulo Díaz, Nicolás De La Cruz, Robert Rojas y Franco Armani.

En ese contexto, Quintero viajó el viernes pasado a Medellín y se encuentra hospedado en un hotel cumpliendo la cuarentena para los que ingresan desde otro país, algo que había sucedido días atrás con De La Cruz, en Montevideo, y Díaz, en Santiago, donde están su esposa y su hijo nacido en febrero.

Borré y Armani si bien rechazaron la chance de un vuelo que salió el fin de semana, no descartan hacerlo la semana que viene para ver a sus familiares en Cali y Medellín, respectivamente.

Robert Rojas se encuentra en Asunción pero luego de cumplir los 14 días de cuarentena se trasladará a su pueblo en Peguahomi, en el departamento de Concepción, a casi 500 kilómetros al norte de la capital paraguaya.

Con cuatro jugadores en el exterior y la posibilidad de llegar a seis, y teniendo en cuenta que cuando regresen a la Argentina deberán someterse a otros 14 días de cuarentena, River no tiene en mente que lo entrenamientos de conjunto regresen al menos en junio. Los futbolistas siguen trabajando por su cuenta bajo el seguimiento de los preparadores físicos con rutinas especiales y un plan alimentario que se mantiene, pero lo que cambió es que la extensión del aislamiento social los liberó de conectarse todos juntos en un zoom cada día, como había sucedido en el inicio de la cuarentena.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •