Compartí este articulo en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Paulo Diaz es el primer jugador lesionado desde la reanudación por la pandemia. El defensor chileno sufrió una distensión en el gemelo derecho, es la primera baja de Gallardo desde la vuelta a los entrenamientos. Es muy difícil que pueda jugar el 17/9 ante el San Pablo.

Era parte de los riesgos del extenso parate de más de cinco meses y del escaso tiempo disponible para la preparación de los jugadores para regresar en las mejores condiciones posibles a la competencia.

River ya empezó a pagar el costo del extenso parate que sufrió el futbol. Lamentablemente sucedió en el octavo entrenamiento del plantel desde el retorno a la prácticas en el River Camp. Paulo Díaz sufrió una distensión en el gemelo de su pierna derecha. Tendrá como mínimo dos semanas de recuperación para poder volver a moverse con intensidad. Es muy probable que esta lesión le impida al jugador estar presente contra el San Pablo el 17 de septiembre, por la tercera fecha del Grupo D de la Copa Libertadores.

Los preparadores físicos de los diferentes equipos habían advertido que el plazo necesario para la puesta a punto de los jugadores tras una larga inactividad es de alrededor de dos meses. Por eso la inquietud y la ansiedad de Marcelo Gallardo por arrancar cuanto antes la actividad. Finalmente, River contará con un total de 38 días para ponerse en condiciones para visitar al San Pablo en el Morumbí. San Pablo volvió a entrenarse el 1° de julio y ya suma cuatro partidos oficiales.

La distensión que sufrió Paulo Díaz estaba dentro de las posibilidades aunque lo que generó sorpresa fue que se haya provocado tan rápido. En esta primera etapa de preparación el ritmo de trabajo aún no alcanzó la mayor intensidad. De hecho, recién esta semana se empezaron a incrementar las cargas y la división de futbolistas por grupos se redujo de tres a dos tandas. Este martes, el chileno trabajó en el primer turno y compartió el grupo con Quintero, Carrascal, Borré, De La Cruz y el pibe Aguirre. Y la rutina fue similar a la de los días anteriores, con diferentes ejercicios físicos y técnicos.

Lo que se preveía es que las lesiones fueran apareciendo tal como sucedió en Alemania con el reinicio de la competencia oficial. En la primera fecha de la Bundesliga post parate se lesionaron 14 jugadores.

El cuerpo técnico de River tomó todos los recaudos para evitar este tipo de inconvenientes. Tal vez por este motivo aumenten las precauciones para que las lesiones no se multipliquen. El problema es que los jugadores precisan trabajar con la mayor exigencia posible para recuperar el nivel físico y futbolístico que demanda la alta competencia.

Generalmente, una distensión como la que sufrió Díaz requiere una rehabilitación de 15 días. Aunque en la mayoría de los casos los futbolistas no vuelven a jugar antes de las tres semanas. Si bien para el partido frente al San Pablo por la Libertadores faltan 30 días, el jugador llegaría demasiado justo. A esto hay que sumarle un elevado riesgo de resentirse, sobre todo porque el gemelo es un músculo de los más sensibles.

Paulo Diaz se convirtió en el primer jugador lesionado desde la reanudación por la pandemia.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •