Compartí este articulo en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Federico Vairo Moramarco nació en Rosario el 23 de febrero de 1930 y falleció el 7 de diciembre de 2010 en Buenos Aires. Hijo de Pedro Vairo Trotta y María Moramarco Angellastre, se crió en el barrio La Tablada de la ciudad de Rosario.

River Plate compró su pase en 1955. Integró el plantel millonario con Amadeo Carrizo, el «gallego» Alfredo Pérez, Juan José Prado, De Burgouing, Mantegari, Ángel Labruna, Vernazza, Zárate, Solá, entre otros. Debutó en la primera fecha del torneo el 30 de abril en el Monumental ante Tigre, River ganó 1-0 con el gol de Santiago Vernazza.

Con su equipo logró el tricampeonato de 1955, 1956 y 1957. Su último partido fue el 15 de noviembre de 1959 en el Monumental ante Ferrocarril Oeste en la victoria por 5-0 de River Plate.

Federico Vairo fue técnico las inferiores de River luego de retirarse. Dirigió al combinado de las categorías cuarta y quinta de River, que por la huelga de sus jugadores del primer plantel, jugaron el partido ante Argentinos Juniors en la cancha de Vélez, cuando River Plate volvió a ser campeón, tras 18 años, en el año 1975.

En agosto de 2000, Messi fue a Buenos Aires a probarse a River Plate, y fue aceptado por Federico Vairo quien pidió su contratación, pero ésta nunca se concretó. El motivo por el cual no continuó en la institución no quedó aclarado, las versiones van desde que River y los padres de Messi no llegaron a un acuerdo por el costo de un tratamiento hormonal a otras que indican que los padres no querían dejar solo a Messi en la pensión en Buenos Aires y requerían que se les otorgara una casa y un trabajo.

Federico Vairo falleció en la tarde del martes 7 de diciembre de 2010 en Buenos Aires, Argentina, a los 80 años de edad, producto de un repentino cáncer de estómago.

Muchos hinchas del viejo fútbol argentino aún recuerdan de sus dotes y cualidades como jugador que marcó una etapa en el desarrollo del deporte. Sus virtudes como ser humano también lo identificaron en un mundo donde las pasiones no se sobrepusieron a la ecuanimidad y el buen desempeño. Federico Vairo fue y será un grande en el arte del dominio del balón, virtud que conservó hasta poco tiempo antes de su desaparición. Sus restos descansan en el cementerio Jardín de Paz de la localidad de Pilar, en la provincia de Buenos Aires.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •