Compartí este articulo en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Si hubiera sido posible, habría metido el Monumental en una de las valijas. O el club completo, directamente.

Pero lo único que pudo embalar Emanuel Mammana cuando partió hacia Francia, a fines de julio del año pasado, fueron varias camisetas de River, pantalones y remeras de entrenamiento. También agregó el recuerdo de la banda roja del campeón de la Copa Sudamericana firmada por todos sus compañeros que le regaló a su mujer Magalí, e incluyó un babero con el escudo «del más grande» y una mini camiseta para su hijo Tian Camilo, quien aún estaba en la panza de su madre y nació el 26 de octubre en Lyon. «Mi señora me carga y me dice que me pongo la ropa de River para sentir que todavía estoy allá, ja», le cuenta a Olé el pibe que perdió a sus dos padres cuando era un niño y hace 25 días acaba de soplar las 21 velitas.

-¿En Lyon salís a la calle vestido de River?
-No, jaja. Eso no, me pongo la ropa de River en mi casa para extrañar menos. El club es mi segunda casa porque llegué a los ocho años y me tocó irme hace poco, tal vez muy rápido pero se dio así.

-¿Qué extrañás de River?
-Y, de River se extraña todo. Es mi casa, estuve mucho tiempo y pasé de todo, momentos muy malos y también muy buenos. Es lógico que extrañe el club, mis compañeros y especialmente a la hinchada, ver la cancha llena todos los partidos…. Acá en Lyon vienen unas 40 mil personas cuando jugamos de local, pero el aliento no es el mismo, la pasión de Argentina de los hinchas de River es única.

-¿Seguís al equipo?
-Sí, siempre estoy atento. A veces me cuesta verlo por la diferencia horaria pero trato de ver siempre los partidos y hablo permanentemente con los chicos, sobre todo con Seba (Driussi) y Augusto (Batalla), con los que compartimos tantas cosas desde muy chicos en el club.

-¿Hablar con ellos te hace sentirte más cerca?
-Obvio, es una manera de sentirme parte del club todavía. Es muy fuerte mi vínculo con River.

-Bueno, no sos el único hincha de la familia…
-Nooo, ja. Mi mujer también usa la ropa de River y mi hijo tiene hasta el babero desde el primer día.

-Te costó mucho el cambio de vida?
-Fue un cambio difícil al principio, se me hizo bravo porque vine solo unos días, con mi representante Gastón González, y no me podía comunicar por el idioma. Después, al tener a mi mujer y mi hijo Tian conmigo se me hizo más fácil. También vienen mis suegros de visita y alguna de mis hermanas. Además, es una ciudad muy linda para vivir.

-¿Se te complica mucho con el idioma?
-Lo que más me cuesta es comunicarme, a pesar de que apenas llegué me metí mucho a estudiar francés y el club me puso una señora que me da clases dos o tres veces por semana. Ya les entiendo todo, pero lo que todavía no puedo hacer es hablar, aunque con algunas palabras y señas se consigue todo, ja. Por suerte en el equipo hay dos compañeros que hablan castellano (el brasileño Rafael y el español Sergi), y con ellos me llevo muy bien desde el primer día e incluso nos juntamos a cenar afuera del club con nuestras mujeres. También el tercer arquero y en el entrenador de los defensores son brasileños y hablan español. De todas maneras, yo quiero aprender a hablar bien francés para poder charlar con todos. Igual, el resto del grupo me recibió muy bien aunque no me podía comunicar, enseguida me abrieron las puertas del vestuario y eso me ayudó mucho.

-¿Les hiciste algún asado?
-Nooo, acá la carne no es ni parecida. Es dura y cuando ves los cortes son tan distintos que ni sabés lo que estás comprando. Pero el resto de la comida francesa está muy buena.

¿La adaptación futbolística te costó menos?
-El fútbol siempre es el mismo, aunque acá se juega más rápido. En Argentina hay más choques y se hace correr menos la pelota. Marcelo me había dicho que el Lyon era un club muy grande y que el fútbol francés era muy lindo, de mucho ataque. Por suerte me sentí cómodo desde el principio y me pude adaptar sin problemas.

-¿Gallardo tiene conceptos del fútbol francés?
-Creo que sí, sobre todo en el juego de ataque que propone y en la idea de que el equipo sea compacto y se mueva en bloque tanto en ataque como en defensa. Acá el técnico (Bruno Génésio) también nos pide que ataquemos siempre como lo hace Marcelo en River.

-Bueno, vos hasta hacés goles ahora.
-Es cierto, ja. El otro día se me dio contra el Bordeaux y por suerte sirvió para que el equipo pudiera empatar. Estamos pasando un buen momento porque también avanzamos en la Europa League con dos goleadas (4-1 y 7-1 ante el AZ de Holanda) y ahora tenemos un rival muy duro como la Roma (NdeR: la serie arranca en Italia el jueves 16).
Goles de Vada y Mammana en Francia
Vada, volante de 20 años que no hizo inferiores en Argentina, le había dado la ventaja al Bordeaux (es su tercer gol con el primer equipo) aunque el ex defensor de River anotó su primer gol en Francia para el Lyon que significó el 1-1 definitivo.

-¿Te imaginás en la Selección en el corto plazo?
-Hoy soy chico todavía y sé que tengo mucho por aprender, pero todos tenemos el sueño de jugar en la Selección. Yo estuve siempre en los equipos juveniles, jugué un Mundial Sub 20 y me tocó vivir la experiencia increíble de debutar en la Mayor antes del Mundial de Brasil, algo que me va a quedar para siempre en la mente. Ahora no tuve contactos con el cuerpo técnico de Bauza y la veo difícil, aunque la ilusión siempre está y estoy dando lo mejor de mí para que me tengan en cuenta.

-Entre otros, tenés adelante nada menos que a Maidana, como en River.
-Es cierto. Para mí Jony es un excelente defensor, de los mejores del país. Yo cuando estaba en River miraba mucho su juego y decía que quería ser como Maidana. Es muy importante para el equipo por lo que transmite hasta en los entrenamientos, sus ganas. Es un fenómeno y se merece estar en la Selección.

-¿Te puso contento la continuidad de Alario?
-¡Claro que sí! Lo que hizo Lucas fue algo muy grande y creo que fue lo correcto porque él tiene nivel para las grandes ligas de Europa.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •