Compartí este articulo en tus redes sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Se cumplen 3 años del «No fue corner» y el Ramirazo que enmudeció el inodoro.

El 30 de marzo de 2014 Ramiro Funes Mori empezó a convertirse en ídolo de River al marcar, a 5′ del final, el gol para volver a ganarle a Boca como visitante dejando al chiquero mudo.

Aquel 30 de marzo de 2014 quedó instalado en la memoria como el del «no fue córner» para unos y como «el pitanazo» para otros. Fue la tarde noche en la que River le ganó 2 a 1 a Boca en La Bombonera luego de 10 años gracias al gol de cabeza de Ramiro Funes Mori sobre el final luego de un tiro de esquina que no debió haberse convalidado (diran algunos periodistas afines a los aromas del riachuelo). Como sea, terminó dentro del arco Xeneize.

El Millo se había puesto en ventaja a través de un gol de Manuel Lanzini, a los 12′ del segundo tiempo, pero el local lo empató a través de un tiro libre exquisito de Juan Román Riquelme. Hasta que cerca del final, se dio la jugada bisagra.

A los 85′, Néstor Pitana marcó tiro de esquina en una pelota dudosa que luego se comprobaría -gracias a las imágenes de TV- que había dado en el pie de un jugador de River. El centro de Lanzini descolocó a Agustín Orion, que quedó a mitad de camino, y encontró la cabeza del hoy defensor de Everton y la Selección argentina que anticipó a todos y se metió para siempre en la historia del club de Núñez.

Ese gol y ese triunfo significaron para River un impacto psicológico profundo. El equipo que entonces dirigía Ramón Díaz se consagró campeón del Torneo Final 2014 y luego vendría la Era Gallardo que incluyó, entre otras cosas, una Copa Sudamericana y una Libertadores.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •