Marcelo Gallardo declaraba hace un tiempo: “Sí, yo creo que sí, que la mentalidad es más importante que la táctica. Porque eso es lo que te sostiene en los momentos en los que por ahí el juego no fluye con naturalidad. Y es duro, eh, porque tenés que estar todo el tiempo fuerte desde lo mental, todos, porque cuando claudica uno, claudican dos, y claudican tres, y ahí no te sostenés en las difíciles”.

El muñeco sigue apostando a lo mental ademas de al buen fútbol y para eso llevó al plantel millonario a concentrar en Cardales.

Mientras todo el mundo especula con la formación inicial del equipo, él no descuida lo mental. Aparentemente jugaría Montiel en lugar de Jorge Moreira (por lesión muscular en el isquiotibial derecho durante la última práctica), si por izquierda mantiene a Casco por experiencia o si apuesta al momento de Saracchi, si arriba arranca De la Cruz para acompañar a Scocco, si juega Auzqui de extremo como contra Wilstermann, si entra el equilibrista de Rojas y se adelanta Nacho Fernández… Marcelo Gallardo ya lo debe tener bastante claro. El Muñeco no descuida la estrategia para un partido tan importante como el de mañana frente a Lanús, un trámite que, él considera, “se definirá en detalles”.

River se aloja en el Sofitel de Cardales (Hotel que se encuentra junto a La Reserva Cardales Country Club, en un entorno natural privilegiado, a 60 km de Buenos Aires) desde anoche después del entrenamiento vespertino en el que hizo trabajos físicos de coordinación y velocidad, actividades tácticas y ejercicios de definición.  En esta reserva alejada de los ruidos de la ciudad se entrenarán para ultimar detalles del partido. Repetir el lugar de concentración tiene que ver con la idea de propiciar la unidad, el compañerismo, esa máxima de “que no claudique nadie, porque claudica uno y claudicamos todos”.  Siempre reforzando la mentalidad con la que el equipo saltará a la cancha.