Ignacio Scocco suma 11 goles en 11 partidos con la camiseta del Millo.

Ignacio Scocco con sus goles ahuyentó las incógnitas que parecían instalarse en el mundo River por las salidas de Sebastián Driussi y Lucas Alario.
Con 11 tantos en 11 partidos disputados con la camiseta millonaria, Nacho sigue demostrando su jerarquía en el momento que el equipo más lo necesitaba.
“Esto es cuestión de confianza. los delanteros tenemos partidos en los que se nos cierra el arco y otros en los que la empezamos a meter, lo dije después del 8-0 de la Copa. Obviamente uno siempre busca el arco y llegar al gol, porque eso te da la confianza necesaria para seguir buscando, porque cuando se cierra el arco, es difícil. Por suerte, ahora estoy pasando por un buen momento y lo estoy aprovechando”, contó Scocco luego de convertir un doblete en la victoria 3-0 ante Defensa y Justicia en tierras formoseñas, que depositó a River en los cuartos de final de la Copa Argentina.
“Cuando estás en un equipo donde lo más importante en el arco rival, para un delantero es fundamental, porque siempre estás cerca de convertir y seguro todos los partidos vas a tener situaciones de gol. Por suerte las estoy aprovechando. Sirve para la confianza individual y grupal. Ganar estos partidos nos pone en camino en otro de los objetivos que tenemos para este semestre”.  Nacho Scocco suma seis goles en Copa Libertadores, tres en Superliga y dos en Copa Argentina.
La presencia goleadora de Scocco ya se volvió indispensable: anotó 10 de los 28 goles que marcó el equipo en el semestre. El resto los marcaron Pity Martínez (4), Enzo Pérez (3), Pinola (2), Nacho Fernández (2), Borré (2), Auzqui, Maidana, Marcel Picazzo, Palacios y Alario.
Con respecto al segundo gol contra Defensa y Justicia comentó: “Obviamente que la diferencia se hace en esas milésimas de segundo en que se decide. Un delantero no tiene muchas situaciones claras frente al arquero como la de mi segundo gol. Es cuestión de aprovecharlas. Decidí tirarla por arriba porque si lo gambeteaba al arquero, le iba a dar posibilidades de reaccionar. Por suerte entró”.

“Es importante saber que hay un recambio, que hay buenos jugadores. Es importantísimo para el entrenador tener dos jugadores por puesto y hoy era una prueba ante la falta de algunos. Fue un partido difícil y duro, arrancó complicado porque el rival jugó bien y la cancha no dejaba jugar, cosa que hacía que estuviéramos imprecisos. Pero cuando podés convertir rápido, ya cambia el partido”.

Ahora, River deberá afrontar el mes de octubre pensando en las semifinales ante Lanús -martes 24 y 31- de la Copa Libertadores, aunque también tendrá en el medio dos partidos de Superliga y los cuartos de final de la Copa Argentina. Para eso, será vital apostar por la contundencia y la efectividad, un aspecto que viene sosteniéndose gracias a los gritos de Scocco.

“Lo que traslada el entrenador dentro del vestuario es lo que tratamos de hacer nosotros todos los partidos. Hay días que lo podemos hacer y otros que no. Cuando sale, se dan partidos como el de hoy. Si bien fue difícil porque es un rival complicado, sabíamos que, si hacíamos nuestro juego, aunque en gran parte del juego no pudimos, íbamos a marcar la diferencia”