El fútbol de verano será codificado. Pagas o miras las tribunas. No importa que espectaculo te brindemos lo importante es que pagues.

El pasado 4 de abril Fox Sports y Turner firmaron con la AFA el contrato que les asegura los derechos televisivos del fútbol argentino por los próximos cinco años. En aquel momento, sus ejecutivos ya pensaban en los meses en que la pelota estuviera parada. La pregunta que les rondaba la cabeza era cómo hacer para evitar el éxodo de suscriptores y seguir facturando por la televisación de partidos aunque estos sean preparatorios y de bajo nivel?. “Había que hacer atractivo al producto fútbol en esos meses”, recuerda uno de hombres de negocios que discutió la receta para fidelizar a los abonados. La respuesta está en los amistosos de verano. En época de abstinencia, los partidos de pretemporada servirán para paliar la ansiedad del público. Y contribuirá (creen en las empresas) a mantener la cantidad de abonados. Fox y Turner cerrarán 2017 con más de 1,5 millones de “paquetes fútbol” activos, lo que implica una facturación anual superior a los $ 4500 millones.

Hay dos épocas del año que preocupan a los ejecutivos del fútbol pago: enero y junio-julio. Las primeras cuatro semanas del año son las más problemáticas, porque no hay ni un solo partido oficial. Entre junio y julio del año próximo, la situación se atenuará un poco por la adrenalina del Mundial de Rusia. La baja en el caudal de suscriptores, estiman, será mayor en verano que en invierno. Por esa razón es que idearon un plan para combatir la fuga de abonados y decidieron que el fútbol de verano forme parte de la oferta de sus canales premium.

“Nosotros pagamos y transmitimos el torneo de verano”, aseguraron en Fox Sports, que ayer presentó la competencia estival. En la cabeza de los ejecutivos de programación, partidos como el River-Boca o Independiente-Racing contribuyen a “hacer atractivo” el producto fútbol premium. En los diez meses que dura la temporada de la Superliga, el producto se vende solo; en épocas de receso hay que agudizar el ingenio. En la compañía aclararon que no tienen ninguna proyección sobre los abonados que se darán de baja en enero, aunque sí confirmaron que el Pack Fútbol superó los 1,5 millones de suscriptores activos que pagan $300 mensuales. La cifra de clientes está en línea con la proyección que tenían al momento de firmar el contrato de cinco años (con opción a otros cinco) con la AFA y la Superliga: aspiraban a llegar a los dos millones de abonados al término del primer año de comercialización, período que se cumplirá recién en agosto de 2018.

“La estrategia será muy parecida a la que empleamos para programar los partidos de la Superliga: los más atrayentes irán por la señal premium, pero no descuidaremos el canal básico, que también tendrá fútbol de verano”, prometieron en Fox. Además, la empresa está en en negociaciones para poder transmitir encuentros de pretemporada que los equipos argentinos disputen en el exterior, como River, que hará su preparación en Boca Ratón (Estados Unidos).

Desde Turner calificaron a la idea de “brillante” y, aunque el torneo oficial del fútbol de verano se emitirá por Fox Sports Premium, TNT Sports también tendrá su propia oferta de partidos. “La ecuación es muy simple: los suscriptores pagan y hay que darles motivos para que sigan como abonados cuando no hay partidos de la Superliga”, apuntaron en la empresa. Turner ya se enfoca en comprar otros derechos para poder dotar de contenidos a su señal tanto en el verano como en el invierno, durante el Mundial.

En las últimos días crecieron las dudas sobre el escenario de los principales partidos de la pretemporada, por diferencias entre Torneos, la empresa organizadora del torneo de verano, y la Municipalidad de General Pueyrredón, dueña del estadio José María Minella, de Mar del Plata. Sin embargo todo indicaría que finalmente habrá acuerdo y la sede no se modificará.

Lo importante es que la facturación no decaiga y por eso el fútbol de verano será codificado para que vos sigas pagando. Para hacertelo mas atractivo tal vez te lo complementen con un concurso de baile donde los bailarines lleven poca ropa o con entrevistas donde los referentes de los clubes se peleen y chicaneen. En resumen todo es valido para que sus ingresos sigan firmes sin importar la calidad del producto que te entreguen.