El Estadio Monumental de River Plate

El estadio Monumental o Monumental de River o Monumental de Núñez lleva el nombre de Estadio Antonio Vespucio Liberti en honor al ex-presidente de River que fue el propulsor de su construcción. Está ubicado en la intersección de las avenidas Figueroa Alcorta y Udaondo del barrio porteño de Nuñez, Buenos Aires, Argentina. Fue inaugurado el 26 de mayo de 1938.

El Monumental de River Plate es el estadio más grande de Argentina con una capacidad actual de 70 074 espectadores, luego de las remodelaciones realizadas en el año 2019.​

Historia del Estadio Monumental

Se construyó sobre terrenos ganados a la costa cenagosa del Río de la Plata. La tarea de rellenar los bañados fue hecha por un escocés llamado Daniel White, quien a mediados del siglo XIX había adquirido una estancia de 47 cuadras en esa zona. En esa superficie construyó un hipódromo, que se llamó “Hipódromo de Saavedra” o directamente “Hipódromo de White”. Por lo tanto, a principios del siglo XIX la ubicación exacta del Monumental era parte del Río de la Plata. El Hipódromo de White ocupaba una extensión de 16 cuadras y disponía de tribuna para público. En 1866, una tormenta de Santa Rosa arrasó con la construcción y sus directivos buscaron otro lugar para un nuevo asentamiento. Encontraron un predio de 67 hectáreas en el que inauguraron en 1867 el famoso Hipódromo Argentino de Palermo.

El terreno del Hipódromo de White pasó por diversas manos hasta que la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires promovió un juicio contra la sociedad que lo regenteaba. El antiguo hipódromo tenía dos rectas paralelas a la actual avenida Lidoro Quinteros, mientras que la actual calle Victorino de la Plaza, arteria en forma de U ubicada en el ángulo de las avenidas Monroe y Libertador, no hace más que respetar el trazado de la antigua pista.

Hacia 1935 se sabía que River no iba a poder prolongar por mucho tiempo la ubicación del antiguo estadio de avenida Alvear y Tagle, ya que los terrenos no pertenecían al club y el contrato de alquiler no le sería renovado. El problema era grande dado que allí River Plate no solo tenía un importante estadio para esa época, sino que además poseía muchas instalaciones deportivas anexas destinadas a los socios. Esas instalaciones sirvieron en parte para captar un gran número de asociados dada su comodidad e infraestructura. Tal como estaba previsto, fue desalojado de esta ubicación en 1937, pero el club ya había puesto en marcha en 1934 algo mucho más grande.

El presidente Antonio Vespucio Liberti sugirió comprar los terrenos en donde hoy se encuentra el Monumental. La zona donde finalmente se construyó el estadio era muy despoblada a punto tal que los terrenos donde hoy se encuentra el Monumental habían quedado casi abandonados, salvo por la presencia del hipódromo.

Luego de muchas negociaciones, River adquirió un préstamo del gobierno a través del Banco Hipotecario Nacional, dado que la idea de construir un estadio que pudiese ser considerado como el estadio nacional, pero que estuviese manejado por un club como River Plate en lugar de estar en manos del estado, sedujo a los gobernantes. River compró alrededor de 5 hectáreas y la Municipalidad de Buenos Aires donó otras 3,5 hectáreas, que son en definitiva las 8,5 que el club posee en la actualidad.

En 1934 el club llamó a concurso nacional de anteproyectos para la construcción del Monumental. La idea era simple: diseño de un estadio con pista de atletismo, completamente construido en hormigón armado, con instalaciones deportivas anexas tanto en el interior como el exterior del mismo, y que contemplara la posibilidad de llegar a una súper capacidad de 120.000 espectadores. En aquella época los juegos olímpicos eran mucho más populares que los mundiales de fútbol, de allí la necesidad de incorporar una pista de 400 metros alrededor del campo, con la esperanza de poder albergar dicha competencia internacional, si bien esto nunca ocurrió.

El concurso fue ganado por los arquitectos José Aslan y Héctor Ezcurra, con la ayuda del dibujante Fidias Calabria, lo que significó una marca de por vida en la historia de este afamado estudio de arquitectura, encargado de casi todas las remodelaciones al Monumental desde entonces.

Las obras preliminares llevaron mucho tiempo debido al necesario acondicionamiento del terreno, haciendo una correcta nivelación y requiriendo un extenso planeamiento de sus fundaciones, debido a que el lugar era un asentamiento inestable, en el que salían chorros de agua de napas subterráneas al hacer las excavaciones, que podían provocar desmoronamientos imprevisibles. Problemas tremendamente complejos de solucionar dado que el Monumental fue construido casi sin maquinarias, en poco más de dos años, haciendo las bases de las columnas a mano, con palas, ya que no existían las excavadoras, extrayendo el agua de las napas subterráneas que inundaban las excavaciones con bombas de achique accionadas también a mano, transportando la tierra a lomo de burro en alforjas, y rellenando la zona del campo de juego y tribunas a mano, con primitivos elementos de trabajo. Una obra verdaderamente faraónica inspirada en el antiguo Coliseo de Roma.

Cuando el estadio comenzó a construirse en el actual barrio River solo había tres calles: la avenida Centenario (hoy Figueroa Alcorta), la avenida Río de la Plata (hoy Udaondo) y la ya mencionada avenida Lidoro Quinteros. Un poco más allá estaba la avenida Blandengues (hoy Avenida del Libertador), en donde había unas pocas casas. El resto del espacio no tenía calles demarcadas y estaba muy deshabitado.

Se eligió el mes de mayo para la inauguración del nuevo estadio. El miércoles 25 de ese mes cerca de 65.000 personas presenciaron la entrega de una bandera argentina y otra del club, costeadas por un grupo de asociados, y entonaron el Himno Nacional Argentino y la marcha del club. Al día siguiente, la fiesta reunió a cerca de 68.000 espectadores. Después de diferentes actividades la gran tarde se completó con un partido disputado entre River y Peñarol de Uruguay, con victoria del local por 3 a 1.

Cuando se diseñó el Estadio Monumental el proyecto original constaba de cuatro grandes tribunas. Como el dinero del préstamo bancario no alcanzó para levantar la totalidad de las gradas, quedó el estadio con forma de herradura. El mito popular cuenta que mucha gente siempre creyó que la forma de herradura era la estructura definitiva del Monumental, formando la famosa «ventana al Río de la Plata» y que la construcción de la actual tribuna Sívori, comenzada con la venta de este jugador en 1958 y concluida en 1978 en ocasión del Mundial, era un agregado que no figuraba en el proyecto original. Sin embargo siempre estuvo contemplada.

Con excepción a la tribuna Centenario (llamada así porque la avenida Figueroa Alcorta llevaba ese nombre hacia 1938), las tribunas del Monumental tenían nombres diferentes de los actuales. La tribuna Belgrano se denominaba Río de la Plata, porque la actual avenida Udaondo llevaba ese nombre, mientras que la tribuna San Martín era simplemente llamada Social, ya que la misma era destinada a los socios, personalidades y autoridades. La tribuna Sívori recibió ese nombre en febrero de 2005, después del fallecimiento de Omar Sívori, a modo de condecoración y agradecimiento.

La primera tribuna en ser construida fue la actual San Martín. Luego se realizó la Belgrano, quedando en medio de ambas el espacio para hacer las tribunas Colonia (Sívori) y Centenario. Por ende, esta última fue la tercera en ser levantada, y su finalización derivó en la inauguración del Monumental en 1938.

El estadio comenzó a construirse el 27 de septiembre de 1936 y se inauguró oficialmente el 25 de mayo de 1938, con lo cual la obra demandó poco más de dos años, tiempo récord para semejante estadio con las técnicas con las que se trabajaba.

Reformas del Estadio Monumental

1951
En el marco de los Juegos Panamericanos de 1951 en Buenos Aires, el estadio albergó la ceremonia de clausura y los eventos de atletismo.

Para acondicionar al estadio para el atletismo, se debió reformar la pista olímpica del estadio, porque esta poseía solo 6 andariveles, y esto no permitía el desarrollo de las pruebas. Entonces se tuvieron que construir los 2 carriles faltantes a base de carbonilla gruesa de 15 cm, 50% de carbonilla molida, 30% de tierra negra zarandeada y 20% de polvo de ladrillo, para poder realizar una prueba de fondo correctamente.

1958

La herradura se cerró parcialmente en 1958, bajo la presidencia de Enrique Pardo y para esa nueva construcción, la platea Colonia, fue decisivo el dinero ingresado (18 millones de pesos) por la transferencia de Omar Sívori a la Juventus de Italia. Con la conclusión de la tribuna, la capacidad era de 30.000 personas.

1977 y 1978
El estadio Monumental fue designado sede por el gobierno de Perón en 1974, en virtud de sus cualidades edilicias y ubicación estratégica, sin embargo por parte del Estado Nacional y FIFA se crea un ente previo al mundial, pero el crédito a efectos de su remodelación nunca se hizo efectivo durante el gobierno de facto de Jorge Rafael Videla.

En 1976 la Junta Militar encabezada por el teniente general Videla, que había tomado el poder mediante un golpe de estado, creó un organismo denominado Ente Autárquico Mundial ’78 (EAM 78), el cual se encargaría de la remodelación de estadios, la construcción de tres inmuebles, y del desarrollo total de la infraestructura logística, turística y de comunicaciones.​ Entre los estadios que el EAM 78 remodelaría, se encontraban el de River Plate, Vélez Sársfield, Rosario Central, el de la ciudad de Mendoza (construido en la falda del Cerro de la Gloria), el de Mar del Plata y el de Córdoba, emplazado en la zona de Chateau Carreras.

El proyecto EAM 78 estaba en manos del Ejército, que debía asegurarse que el dinero que se manejaba en el Mundial no debía de ser “justificado». Este dinero fue utilizado principalmente para construir estadios que costaron aproximadamente 5 veces más que los de España 1982. Fue desde su asunción que los costos comenzaron a trepar de modo inaudito, hasta alcanzar los 520 millones de dólares.​ Durante el lapso en que estuvo cerrado el Monumental, el equipo de fútbol de River actuó de local en el Estadio Tomás Ducó del Club Atlético Huracán.

2014 y 2018
El 30 de noviembre de 2014 se realizó la instalación de una nueva pantalla LED en la tribuna Sívori, la cual reemplazó al antiguo reloj gigante que había sido colocado para la celebración del Mundial 1978.​ La nueva pantalla tiene unas dimensiones de 19,45 metros de largo y 7,16 metros de ancho, un total de 139,26 metros cuadrados lo que la convierte en la pantalla más grande de un estadio en Sudamérica.

En enero de 2018, la dirigencia de River anunció que se eliminarían los alambrados perimetrales en los sectores de las tribunas Sívori y Centenario bajas.​ Estas reformas que forman parte de una modernización de las instalaciones del club, lograron que la capacidad de espectadores aumentara en 3000 personas, ya que se recuperaron seis filas de asientos en cada tribuna. En su lugar, fueron instalados cercos perimetrales de dos metros de altura sobre el segundo carril de la pista de atletismo.​ Cabe destacar que dichas remodelaciones también respondieron a un pedido por parte de los organismos de seguridad, quienes buscaban evitar la colocación de banderas que dificultasen la visualización de los partidos a los espectadores.

Proyecto de remodelación integral
En el año 2014 la dirigencia encabezada por Rodolfo D’Onofrio presentó un proyecto de remodelación para el estadio. El mismo tiene como objetivo la ampliación de la capacidad de espectadores hasta 80 mil localidades. Entre las principales modificaciones, se sumarán más butacas a la tribuna alta y se eliminaría la fosa y la pista de atletismo, extendiendo la tribuna baja hacia el campo de juego. Además, se buscará lograr que la tribuna media en los laterales del estadio sea una zona exclusiva de palcos en dos niveles y se agregará techo a todas las tribunas.

Instalaciones
El complejo del estadio también cuenta con instalaciones para jugar al tenis, baloncesto, y otros deportes, como también una pensión para jóvenes futbolistas, un teatro, un estacionamiento, un museo, etc.

Como llegar a la cancha de river
Se puede acceder por varias líneas de tren y colectivos ya que se encuentra a poca distancia de la terminal de Barrancas de Belgrano. Al contrario de la mayoría de los estadios en la zona de Buenos Aires, hay un estacionamiento fuera del estadio de tamaño considerable.

En agosto de 2015, la Estación Ciudad Universitaria fue inaugurada sobre la Línea Belgrano Norte con el fin de servir tanto al estadio como a la Ciudad Universitaria de Buenos Aires. El estadio está vinculado a la estación a través del Puente Ángel Labruna y la línea conecta al estadio tanto al centro de Buenos Aires por la Terminal de Retiro como también a algunos partidos de la zona norte del Gran Buenos Aires.

Espectadores
En 1969, la dirigencia de River instaló plateas en toda la tribuna Belgrano Alta y en la mitad de la San Martín Alta, con lo cual hubo una reducción sustancial en la capacidad del estadio.